Vías Bélicas (II): Los misiles y explosivos

En el anterior post quería llevar más lejos la idea de atacar a distancia: a esto me refería y aún queda más:

El misil es la mezcla del ataque a distancia y el explosivo. Aunque primero para decir qué es un explosivo: ‘Algo que hace boom’; mejor dicho, es un arma, con químicos inflamables de alta potencia, que al hacer contacto reaccionan ocasionando una onda de impacto que destroza todo lo que está cerca y lejos -mientras más concentrado y grande sea este explosivo, más fuerza hará que se expanda esta onda-. Sin embargo, el misil lleva no solo tecnología de explosivo sino que también tiene la capacidad de volar a largas distancias, y cuando llega a su destino provoca un gran desastre. El misil es un explosivo dirigido. Y de estos hay varios tipos: Están los misiles de aire; lanzados desde un caza o incluso un hombre con su bazuca en el aire -por ejemplo un helicóptero-, están los de tierra; sí, vuelan también, pero estos tienen propósitos y objetivos mucho más alcanzables que los de aire -provoca una destrucción generalizada-, además los misiles de tierra, algunos, están hechos para contraatacar misiles aéreos, de ahí que venga el término ‘misil antiaéreo’. Por último están los acuáticos, o más denominados torpedos: especialmente usados para derribar objetivos marinos, aunque hay algunos torpedos que sí pueden volar saliendo del agua. Aunque, para esto, siempre están los que lanzan los misiles directamente desde la superficie del buque de guerra.

Cada misil tiene un destino único. Por ejemplo hay misiles que están hechos sólo para derribar tanques, normalmente llamados misiles antitanques y que se suelen disparar desde la tierra (por su peso, pues derribar un tanque no es tan fácil). Los ya mencionados antiaéreos, los misiles tele-dirigidos, el cual es dirigido mediante un controlador externo quien maniobra hasta su destino, evitando chocar con cualquier problema -particularmente esto es en estrategia para hacer que el misil vuele lo más bajo posible, lo cual lo hace no detectable para algunos radares-. Hay misiles más ligeros pero bastante fuertes como lo son los misiles lanzados desde un lanzacohetes o un bazuca -lo mejor es que son movibles, y puedes dispararlos desde diferentes puntos-. Evidentemente muchos pensarán dónde está el famoso misil nuclear. Éste tendrá su propio post más adelante.

Misil aéreo

Misil aéreo

Misil terrestre

Misil terrestre

Torpedo

Torpedo

El arte de los misiles es enorme. ¿Cómo hacer un arma que sea muy explosiva sin tener que recurrir al armamento nuclear? Bueno, el arte reside en varios factores: la distancia, el daño que provocará, el objetivo al que dará, y el peso que tendrá. Empezando por el primer factor.

La distancia y la creación de los misiles intercontinentales, o mejor conocidos como ICBM. 

Este factor juega un papel importante. A veces uno quiere hacer mucho daño al enemigo, pero no se puede porque está muy lejos, y normalmente esto pasa cuando estás en guerra con un país que queda muy lejos y encima estás peleando en territorio de un tercero -o sea, ni en el territorio de A ni de B, sino en un territorio C-. Todo esto era un problema, hasta que llega un genio como el señor Werhner von Braun en los años de la WWII -segunda guerra mundial- quien crea un misil capaz de llegar a Inglaterra, y más importante, cumplir con los deseos de Hitler; posteriormente la intención era llegar hasta Nueva York, pero la Alemania Nazi cayó y eventualmente los planes fracasaron, pero los planos no se quemaron y pasaron a manos de EEUU y la URSS. El futuro del misil intercontinental residió en estas dos súper potencias. Con el tiempo, éstas desarrollaron el alcance del misil para destruirse mutuamente, llevando la ventaja los soviéticos, bien conocidos por sus tecnologías de vuelo. En la carrera por el espacio, la URSS construyó un misil que podía ser lanzado desde un satélite capaz de llegar a Europa y América -norte América-, este satélite, el primero, se llamaba Sputnik. 

El satélite ruso Sputnik, el cual en su tiempo mostró el poderío soviético en cuanto a su capacidad espacial.

El satélite ruso Sputnik, el cual en su tiempo mostró el poderío soviético en cuanto a su capacidad espacial.

En la modernidad, los ICBM tienen un alcance mucho mayor, capaces algunos de llegar hasta los 5500 kilómetros, lo que es un viaje de España a Chile -directo-. Además muchos tienen características como es llevar varias cabezas metidas para que en el momento cercano de llegar al objetivo éste se disperse y pueda dañar a varios objetivos, o incluso, ciudades -aunque esto también es parte del próximo artículo, sobre misiles nucleares.

Actualmente los países que tienen ICBM son: EEUU, Rusia y China -qué raro-. Francia tiene varios prototipos para terminar de desarrollarlos y poder unirse a este grupo. Pero a Francia le siguen, India y Corea del Norte –de éste último solo son hipótesis que podrían ser ciertas o podrían solo ser mala publicidad, y hay que tener ojo a esto-.

El daño

Vale, es imposible hablar del daño sin mencionar misiles nucleares. De todas maneras, los ICBM tienen una potencia increíble, por lo que en cuanto al daño se podría decir que sí cumplen con los requisitos.

El objetivo y el peso

Muchos de los misiles gigantes, como lo son los ICBM o lo son los IRBM – la categoría anterior, o a mediana distancia-, tienen un peso grande, pero que a pesar de eso, pueden llegar hasta donde se ha visto en las pruebas gracias a la propulsión que se le da. Y con esto de hacer que éste llegue a algo, es porque ése algo es el objetivo. El objetivo a dar normalmente suelen ser bases militares, recintos, centros de inteligencia -logística- o la vanguardia en algún sitio de guerra. El objetivo siempre es hacer daño al enemigo, dejándolo desarmado o ciego. A veces la estrategia se toma muy a pie lo de “en la guerra y en el amor todo vale” y hacen cosas inhumanas como fue el bombardeo a Hiroshima y Nagasaki por parte de EEUU para derrumbar a Japón. Los ataques a los hospitales efectuados por Israel a Gaza. A veces las estrategias van mucho más allá de lo humano, aunque para esto mejor leer lo que viene, que como prometí, se pone cada vez peor.

En el afán de hacer un arma que con solo apuntar desde un computador y apretar un botón se han llegado a desarrollar vías que cada vez se van superando la una con la otra. En la guerra se está llegando a lo que yo llamo -o mejor dicho llamaré en los próximos posts- la metaguerra: Que es básicamente hacer una guerra sin que el enemigo se entere. Claro que no es como una emboscada. La metaguerra va mucho más allá. Es inhumana y cruel, pero ya lo describiré más adelante.

En el arte de la guerra siempre parece que se juega lo físico, pero no nos olvidemos que también hay dos otros factores. Si destruyes la mente del pueblo entonces no tendrán gobierno, porque no habrá a quién gobernar. Si destruyes el alma del pueblo, entonces tendrás anarquía o una guerra civil. El hacer inestable a un país es un arma muy fuerte. Es el juego de pocos, donde los peones son los primeros en morir -los civiles-.

En el arte de la guerra siempre parece que se juega lo físico, pero no nos olvidemos que también hay dos otros factores. Si destruyes la mente del pueblo entonces no tendrán gobierno, porque no habrá a quién gobernar. Si destruyes el alma del pueblo, entonces tendrás anarquía o una guerra civil. El hacer inestable a un país es un arma muy fuerte. Es el juego de pocos, donde los peones son los primeros en morir -los civiles-.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s