Física cuántica, ¡cómo nos has jodido!

Después de semanas de no poder escribir, me veo frente a mi aburrido computador y su teclado para redactar sobre cómo nos ha jodido la física cuántica, ¡y vamos que lo ha hecho! Y bien además. A nosotros los humanos nos encanta tener las cosas claras y ordenadas, y parece que las cosas no son tan así.

Antes que nada, les dejaré un vídeo para que puedan entender el concepto básico de física cuántica, pues entender la razón de la incoherencia cuántica es entender la razón de la incoherencia del conocimiento.

¡Qué la realidad que conocemos no es independiente de nosotros sino que es dependiente! ¿Pero qué me están contando? Si nuestra realidad no es independiente, sino que es lo que nosotros queremos conocer, entonces, de alguna manera, ¿existirá alguna conexión entre la voluntad y la realidad? ¿O es que la realidad está muy lejos de ser lo que nosotros creemos -de manera empírica, pues la cuántica ha dejado por los suelos que las ciencias empíricas puedan hacer leyes generales- conocer la realidad? No podemos hacer un juicio objetivo, y ya hemos dejado ese intento de ser objetivos. Ahora nos está fallando la concepción materialista. Conocemos lo que queremos conocer. O sea, que de alguna manera, pierde el sentido científico del conocimiento empírico. Los hechos y fenómenos en cuestión ya no son cosas que puedan ser independientes, sino que al revés. Aunque la física cuántica aún no ha llevado a una macro escala estos descubrimientos, no sería raro que pronto pudiéramos saber más de esta ciencia bizarra.

En el experimento se deja claro una cosa, y es que cuando el observador (se entiende como observador el medidor eléctrico) está presente en el experimento, éste cambia su comportamiento. No especifica si es a voluntad o no, pero definitivamente podemos descubrir que algo tendrá que pasar. Algún tipo de conexión tiene que existir, algún evento, o suceso. El misterio de la cuántica.

O tal vez el misterio vaya más allá, el misterio no sea el porqué cambia, sino el hecho de que un objeto puede estar en dos o más partes a la vez, y solo estará en una hasta que tú lo decidas. El misterio entraña entonces en una sala oscura, donde no puedes prender la luz porque sino ya has modificado la realidad. De alguna manera se juega con el concepto de entidad, pues sea una pelota, un gato (el gato de Schrödinger), una canica, o en este caso concreto, un electrón, todo al final puede ser calificado como ente, como una cosa, y esa cosa, tenga las características que tenga, está teniendo un cuerpo en súper posición. Esto significa que las cosas no están en donde tú crees que están hasta que tú las observas y, efectivamente, están.

Explicando más afondo esto, se juega un poco con el concepto de David Hume, empirista quien dijo que el humano da por hecho que el Sol saldrá al día siguiente, pero no por eso significa que vaya a suceder efectivamente. Lo mismo aquí: tú conocer la posición de tu habitación antes de salir a estudiar o trabajar, pero nadie te asegura que eso vaya a seguir así hasta que precisamente lo puedas ver y comprobar. En el experimento cuántico, en definitiva lo que se comprueba es el hecho de que un electrón no está en una posición concreta hasta que tú miras donde está. En cuántica se define como imposible el saber la posición y la velocidad, o sabes una o la otra, y a esto se le llama el principio de incertidumbre. Como el principio de incertidumbre precisamente te niega un conocimiento certero de las cosas, el electrón en cuestión estará súper posicionado, o en otras palabras, estará en dos lugares al mismo tiempo. Y cuando tú conozcas la posición, entonces el electrón estará en donde tú quieres que esté.

El problema de que te digan que la realidad es dependiente de ti, es que se está llevando a un nuevo nivel el subjetivismo. Ya no es que la realidad se pueda conocer de una u otra manera (las vías del conocimiento), sino que todas esas vías estarán inmersas en nuestra propia percepción. Ya no existe un intento de entender la realidad, porque en definitiva, tú la entiendes a tu manera. Esto me hace preguntarme: ¿Será el ser entonces dependiente de nosotros? ¿Podemos conocer otro tipo de leyes sin que se vean afectadas por algún tipo de subjetivismo? ¿Qué hay detrás de la física cuántica? ¿Y después?

Vivimos en un mundo que no entendemos, y que, por lo visto, y a la vez, sólo lo entendemos a nuestra manera. Tal ves hay que mirar bien las cosas, para descubrir qué hay en ellas…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s