Tributo a dos luchadores.

No todos los días se pueden hacer manifestaciones, y menos aún, cuando en ellas hay daños irreparables. Cuando uno lee la noticia lo primero que piensa es, ¿quién los mató?, ¿por qué? La razón es de las más simples, el homicida sólo defendía lo que es suyo, o lo que él pagó porque fuese suyo. ¿Se lo estaban destrozando? ¿Quebrando? ¿Quemando? ¿Robando? No, pintando, con palabras como símbolos de un grito estudiantil. Por ahora podemos sacar la conclusión que a dos personas se les arrebató la vida por una razón tan minúscula e ilógica. Algunos medios, sobre todo para grupos más jóvenes, dicen que ellos dieron la vida. Error, nadie va a dar la vida de una manifestación, y es por eso que yo digo que les arrebataron la vida. Sólo fueron a gritar por los derechos de muchos. Sigue leyendo

Anuncios