Reflexiones sobre una filosofía obscura (III): Donde muere la inocencia nace la maldad

Ni me va a salir una entrada muy grande, ni tampoco tenía la intención de escribir demasiado. Es algo concreto, es algo preciso, es algo exacto. Esta frase no es mía, la autonomía viene de una canción del grupo Trivium donde “Innocence dies while villainy thrives” de la canción Villainy Thrives del disco Vengeance Falls. Aunque la frase está usada en otro contexto tiene cierta sabiduría de por medio que quiero explorar en este post.

¿Qué entendemos por maldad? Serán aquellos actos que comete el humano en contra de otro perjudicando, y como ya hablé en uno de mis posts anterior sobre el mismo tema, la voluntad de vivir, poniendo en riesgo la vida de otro individuo mientras el contexto no tenga indicios para que exista una necesidad de cometer dicho acto. Se entiende que en las leyes naturales, casi pareciendo un iusnaturalista, el tema de la supervivencia se vea afectada por el lecho entre el poder vivir o el poder ser asesinado por otro que a su vez quiere sobrevivir. No es el caso hoy en día, nosotros establecimos parámetros de conducta en la sociedad, entablamos un Estado que nos cuidase, creamos leyes para definir, según la cultura, lo que está bien y mal, creamos alimentos y los modificamos a nuestro gusto, tenemos máquinas que nos sirven (aunque aparentemente somos nosotros los esclavos de estas), y así podría continuar describiendo a nuestra sociedad. Lo malo será, de alguna manera, que peligre la vida de otra persona a la vista de que, a priori, no hay necesidad de hacerlo. ¡Vaya discurso moralista que me he mandado! Si bien yo no creo en una deidad que defina lo que está bien o mal mientras este no nos permite ver, mediante sus hipotéticos actos, lo que es correcto o incorrecto; sí creo que algunos rasgos innatos deben existir tanto para la vida natural como para la vida artificial (o sea, la sociedad actual).

Mi premisa es: donde exista el asesinato, por cualquier motivo que lo impulse, promueve un comportamiento similar, al que yo llamo “mal”. No hay más que mirar el aspecto y la personalidad del individuo, el cual sufre un punto de inflexión dado este tipo de acontecimientos. Los seres humanos tenemos distintos tipos de lazos: amistad, interés, odio, admiración, aprendiz, maestro; el que más nos une y desune al igual que el que más se siente firmemente: el amor. El amor tiene muchas directrices para su comprensión, pero dado a que mediante la razón podemos comprender la jurisdicción del amor, debemos analizar el hecho de que un individuo que ha perdido a un ser querido, o amado, en este tipo de acontecimientos es más propenso a cometer un acto malo. No es del todo seguro, pero las probabilidades y la balanza se inclina hacia este lado. No dejemos de lado  las sabias palabras de un Jedi: “el miedo te lleva al odio, el odio a la ira, y la ira al sufrimiento”; tomando en contexto que en la película se desviaba hacia el Lado Oscuro, aunque no obstante no deja de ser una frase que sirve para ahora –debo aclarar que un Jedi no solo está sacado en el contexto de la saga de Star Wars. Existe en su defecto una religión llamada “Jediismo”, fuerte en Europa, pero sobre todo en Inglaterra donde en el censo del 2001 estaba como religión-. 

En este caso, yo creo que el orden de los factores no altera el producto. Las atrocidades que hoy están pasando en el mundo son solo la semilla del sufrimiento, el cual este tiende a llevar hacia el odio, el odio obviamente lleva a la ira (la sensación de impotencia, de buscar poder ante la persona que odias, o la sociedad), la ira te lleva a cometer actos malos (criminales como terroristas). Así le ha funcionado el discurso del Estado Islámico en Medio Oriente; pues nuestra sociedad occidental, mediante sus votos y su democracia, han permitido que nuestros Estados provoquen guerras. No cometo una acusación, sino que peco de informador. Esto es lo que hay, es lo que pasa y es lo que es. Las generaciones pasadas no se movieron lo suficiente para evitar esto, mientras que las nuevas generaciones nacieron en los vídeo juegos violentos, imágenes fuertes, tecnología que nos convierten en literales zombies, acción descarada en las películas. Mientras nuestros siembran las semillas de civilizaciones del mal, o sea, convierten buena gente en mala gente. Tal vez ahora sea el Estado Islámico, pero pronto nacerá otro, y otro, y así por los siglos de los siglos hasta que la mentalidad del ser humano sea la búsqueda de poder por otras vías. Dudo mucho que el poder y el humano se conviertan en una alianza pacífica, creo que siempre viviremos al mando de que algunos busquen el poder sin cesar. No obstante, hay formas de buscar el poder sin dañar a otros, y que, eventualmente, no te dañen a ti.

6183206

La inocencia está en manos de las personas.

El discurso es moralista, pero es, a su vez, un discurso racional. Desde mi punto de vista en lo que es la naturaleza humana, la voluntad de vivir es trascendente a cualquier característica del individuo. Todo razonamiento humano debería, y no tengo prueba de esto ahora, partir de esta voluntad. Las necesidades más básicas parten, por lo menos, de manera que podamos seguir viviendo; y como todo es voluntad, como todo es en el fondo, una voluntad directa o indirecta (la indirecta cuando respiramos), todo es voluntad de vivir.

¿Qué es inocencia? Creo que yo lo relaciono con desconocimiento, ignorancia, inexperiencia, tabula rasa. El niño, el que no sabe nada ni sabrá, pues está en aprendizaje, desconoce lo que está bien o mal. Estas cosas se aprenden según el contexto, y según el condicionamiento, lo que está bien y mal variará, pero está claro que la voluntad de vivir es algo que es más poderosa que ambas. La inocencia a veces está también ligado a lo que es bueno. Normalmente entendemos niño por bueno, pues sabemos que la cría no cometerá actos en contra de la voluntad, o sea, no cometerá actos contra natura. Sin embargo, pasa que la inocencia es corrompida por el conocimiento, por el poder, por el juicio, por el contexto…Ni los niños son inocentes para siempre ni el adulto es culpable siempre; ¿qué quiero decir? Que es importante entender que hay niños con problemas, o actitudes no adecuadas para su edad, que van en contra de lo que programática y genéticamente este está preparado para hacer, al igual que también hay adultos que siguen actuando como niños, ya sea por un problema como por un comportamiento adoctrinado desde algún acontecimiento. Las dos cosas pasan, ambas son reales, ambas son vida.

Debemos comprender que si corrompemos aquello que es lo justo, pues todo niño debiera obtener una infancia de aprendizaje y de poco sufrimiento, la evolución sería fructosa y amena. No obstante, la realidad nos enseña que ni todo en la vida es perfecto ni todo es terrible: se sufre, se vive, se enseña, se aprende, se ríe, se es feliz…en el fondo, se vive, pues vivir lo es todo hasta que perecemos. ¿Pero es la situación actual una noción de la realidad común? ¿Son este tipo de guerras una actitud social común o en realidad son conflictos que pasan por el interés de unos pocos? Algunos dirán lo primero y otros lo segundo, y yo personalmente me inclino a lo segundo. El materialismo histórico nos cuenta que el contexto nos condiciona, pero lo que no se ha evaluado es qué pasa si esta pequeña élite se convierte en el contexto, luego estos nos terminan por condicionar. Todo esto está referido a la necesidad de entender que las guerras no son un ciclo natural, son un ciclo de interés, y mientras no superemos aquellos intereses, no los midamos, no seremos una raza que prosperará.

Comp 1_00000

Los peces gordos; el poder mediante el dinero y la necesidad del dinero, el lado oscuro del humano. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s