Una búsqueda

El otro día, el otro mes, de hecho, estuve escribiendo una entrada que pensé que dejaría. La guardé como borrador, pero quedó ahí, y con el tiempo, perdió el sentido para publicarla. Sin terminar, ya no daba a más, la borré, porque ni la mitad tenía un sentido coherente. Creí que un escrito sobre algo más allá de la filosofía y la ciencia, donde la especulación es gran parte del escrito, llegando a la ficción, no tendría sentido continuarlo. De hecho, me carcome más la necesidad de formar algo potente, nuevo y con una estructura inquebrable. Sé, también, que es difícil. Todos los días veo el cielo y sé que volar es muy complicado, que no tocaré las nubes, allí donde está lo que yo quiero. Pero, por suerte, sé que cada día estoy más cerca de encontrarlo.

Veo a diario la dicotomía más notable de Latinoamérica y, en general, del mundo: los de izquierda vs los de derecha. Imaginaos un nuevo modelo ideológico, institucional y político (y por lo tanto, económico). Suena loco, suena de hecho, imposible, pero vaya que el humano no ha dejado de demostrar que puede superar lo imposible, repetidamente. En la universidad  tengo miles de proyectos, propuestos a diario, que los miro, me uno, o me alejo, según me guste.

La vida es curiosa puesto que de todos los proyectos que he escuchado y he leído, ninguno ha sido uno como el que digo y pienso yo. Una modificación del modelo actual.

La pregunta que siempre me hago es, ¿cómo hacerlo? Pues ya lo hago, todos los días, mirando noticias y estudiando casos diferentes de países con modelos distintos. En realidad, lo que más me importa es encontrar un patrón de fallo entre estos modelos, sobre todo si este patrón está centrado en la economía capitalista. Si bien en la dicotomía mundial yo estaría en el bando de las izquierdas, no me quiero poner un color aún. Lo que importa es mantener bien a la gente, a la ciudad y al Estado. Básicamente, en otras palabras, lo importante son los derechos sociales, la cultura y la institución. El fundamento último de la política es hacer cambios y modificaciones al mismo modelo. Mi fundamento como político, a diferencia de lo anterior, es encontrar el nuevo modelo, uno brillante y potente; llamativo en todos sus aspectos, pero, sobre todo, funcional. Que sus mecanismos no tropiecen con los anteriores modelos. Es lo mismo que Windows 10 puedes compatibilizarlo con programas de Windows 8 ó 7, finalmente, el modelo podrá ser distinto, pero su funcionalidad es la misma, tal vez, uno mejor que otro. Al igual que cuando salió la Wii, esta permitía discos de Gamecube.

No creo que soy el primero que tiene una idea así. Puesto que a lo largo de la historia humana han habido una cantidad incontable de mentes brillantes quienes han tenido ideas similares, por no decir, cercanas. Es más que obvio que en un mundo donde hoy hay millones de mentes brillantes alguien haya pensado lo mismo. Pero, a diferencia de otros, yo voy a ponerlo en marcha, de una u otra forma, con compañeros que piensan de una misma forma. Será difícil, puesto que la mente humana de la mayoría no es capaz de ver más allá de lo que ya conocen, y creen que la política está limitada a ser de derecha o de izquierda. En cambio, yo sé que hay todo un arco de ideologías no exploradas o conocidas. En realidad, hay un arco de ideas ni siquiera imaginadas. Pero, poco a poco, me acercaré al nuevo modelo, así como el Capitalismo o el Socialismo como modelos se crearon, uno nuevo llegará por una vía diferente. No solo es que llegará, sino que debe llegar. La razón de existencia del ser humano es para poder seguir innovando todo aquello que crea.

Existe además la certeza de que nuestro actual modelo ha provocado demasiados desastres. No es estable, sino que se basa con ciclos de crisis temporales, pero igualmente nefastas. La subsistencia de guerras como medio de resolución de conflictos geopolíticos. Economías completamente inestables a pesar de tener un flujo constante de capital. La concentrada riqueza de unos pocos en el mundo, lleno de pobres que no tienen acceso a las riquezas. El abuso del ser humano por la sobreexplotación de los recursos naturales del planeta, que a la vez ha provocado un problema muy grave en el medio ambiente.

Está clarísimo que el modelo es más enfermedad que cura. ¿Qué creen todos? Muchos miran el socialismo como solución; yo creo sinceramente que eso es ser poco visionario. Si el modelo socialista fuese el dominador mundial y el capitalismo fuese la alternativa, todos mirarían con simpatía al capitalismo. Uno no es mejor que el otro, solo que de uno se ha abusado más que del otro.

Dedicaría mi vida a buscar un modelo alternativo, mejor, más óptimo, más justo.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s