El sistema económico (I)

Entre todos los conceptos teóricos que he tenido que ver a lo largo de la carrera, la economía forma parte de las cuestiones que, personalmente, más me cuestan por su grado de complejidad y, además, por la poca base que hemos tenido en la enseñanza de este ramo de la ciencia social.

Aunque por lo que puedo apreciar de forma inequívoca es que la economía consta de un principio básico que es el intercambio por parte de dos actores, este intercambio consta de que A le da a B que algo quiere a cambio de que B le dé algo de valor similar a A. Con el tiempo la economía fue creciendo con fuerza, dejando de lado este intercambio tan simplista, es decir, de dos actores, y así, creando negocios, burgueses, emprendedores, empresas e industrias. Parece que la economía se volvió mucho más interesante pero, a su vez, detallada, por lo que hacer un análisis de la economía se hace complicado.

Más allá de eso, siento que nuestra economía hoy en día se rige por dos constantes no absolutas, y qué quiero decir con esto, es que a) la constante implica regularidad y b) no absoluta significa que existen, o pueden existir, casos a parte de lo normal; esto pasa en las ciencias sociales, donde estudiar las cosas como son se hace más complicado que en las ciencias naturales, puesto que las reglas las imponemos nosotros en un imaginario social y no las descubrimos de donde ya son como en la física.

Una de estas cuestiones que pude analizar fue precisamente que la economía analiza mercados, y esto es un negocio sectorial con clientes tal como el mercado de las frutas. Pero más allá que estudiar los mercados, es estudiar cómo funcionan estos, y una de las resoluciones que se llega en economía es básicamente que la economía funciona como una constante competencia de estas empresas que juegan en el mercado, o sea, muchas empresas compitiendo por en el mercado de las frutas. La competencia implica que todas las empresas de un sector deberán atraer a sus clientes, lo que implica que deben tener un cierto grado de innovación respecto a su competencia, además de poder prever qué hará las otras empresas (teoría de juegos). Además de la competencia, las empresas en su esencia, por lo que he visto, tienen dos razones de ser: a) sacar beneficios a quienes emprendieron la idea y  b) promover un servicio para la sociedad, que no necesariamente implica un arraigo a esta sociedad, o sea, no tiene un principio de altruismo, por lo que se hace algo evidente la idea de una empresa que quiere sacar el máximo beneficio.

Si la competencia existe es en su esencia para que exista un ganador y un perdedor, o por lo menos, para que siempre haya alguien primero y alguien secundario. Tal como en los deportes, nunca habrá una cualidad de empate sin que necesariamente exista una diferencia entre las empresas. Es precisamente por esto que se crea un lazo de dominación, pues, la empresa más grande siempre subyuga a las más débiles hasta el punto de que una mantiene la influencia del mercado, en nuestro caso, el mercado de las frutas. Y cuando muchas empresas poderosas de varios mercados se ligan entre sí, termina por crear una sociedad de empresas con cabezas dominantes en distintos mercados. Esto es en esencia un ligue de poder donde la empresa dominante es sublime ante las otras y tiene la necesidad de seguir adelante, arriba, tal cual el deportista.

La diferencia de estas empresas con el deportista es que su vida útil dura mucho más que la de un deportista. Una industria puede durar mucho más tiempo que un jugador de fútbol. De alguna manera, esta duración hace que esta jerarquía producida a raíz de la competencia mantenga lo que los economistas dictarán como los mercados monopólicos. Pocas o una empresa dominarán el mercado, oligarquías se harán más ricas que quienes trabajan en otras empresas, o incluso, en la misma empresa (principio de las lucha de clases). Irónico es que la competencia produzca tal rivalidad y luego quienes estudian esta rama te intenten vender la pomada de que la competencia es benefactora. He aquí lo interesante, la competencia no es un beneficio, es un funcionamiento metódico que si es corrompido entonces da paso al monopolio (una empresa =  un mercado). Hay que tener ojo con las palabras, porque la competencia existe dado a que el sistema funciona de tal forma, y así es dado a que todos los sistemas económicos funcionan de forma similar (capitalismo agresivo o clásico, socialismo e incluso comunismo). La competencia es palabra clave en todas.

En el mundo que vivimos hoy en día los sistemas económicos no funcionan como lo pintan, es decir, con competencia perfecta (que es un idealismo) sino que funcionan con oligopolios, duopolios e incluso monopolios, esto promoviendo la desigualdad principalmente, lo cual da fuerza a la ideología comunista por el principio de lucha de clases. La competencia es en esencia un sistema que promueve la desigualdad, y aunque se intente poner barreras, o por más que se pongan, el sistema sigue encontrando cabida para que las empresas compitan y esto promueva que destruyan a las empresas más pequeñas que no tienen el capital para sustentar de la misma forma que las grandes empresas en tiempos de necesidad. Este darwinismo tiene una idea defendida importante, y es que las especies [empresas] con mayor capacidad de adaptabilidad [tiempos difíciles] podrán sobrevivir [no quebrar]. 

Tal vez es necesario buscar una economía desde otro enfoque, tal vez un enfoque menos competitivo. Esto lo concluyo por el simple hecho de que los Estados por más regulación que busquen para la economía, siempre termina en tiranos que destruyen la economía, sistemas estatales de control absoluto (estalinismo), políticas fiscales que terminan por hundir la economía o destruyen a su pueblo en el proceso (políticas de austeridad en Europa del sur). Está claro que intentar mejorar la competencia es un callejón sin salida, lo que se tiene que revisar es por dónde podemos empezar a implantar un sistema no visto y no pensado, o sea, promover la creación ingeniosa de un nuevo sistema económico capaz de adaptarse de mejor manera al sistema económico actual (es decir, crear la competencia al sistema económico de competencia).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s