El sistema económico (II)

En la anterior entrada escribía, en resumen, que el sistema económico de competencia entre empresas era una forma de jerarquizar y de hacer sustentar las mejores empresas versus las más débiles, logrando así la consolidación de un dominio (competencia monopólica) donde no hay cabida para las pequeñas empresas. Esta forma de competencia deriva de esta noción darwinista de la  supervivencia de las especies (empresas) más fuertes (grandes).

En lo que respecta a lo actual, puedo dar a ver que las relaciones que las empresas grandes, o sea, las multinacionales, tienen sobre los mercados más potentes, promueven grandes influencias sobre las políticas fiscales, la sociedad (sociedad del consumismo, el clientelismo), la desigualdad abismal, y en algunos casos quitan soberanía a los Estados como los tratados internacionales tales como el TTIP, TPP o TiSA. Ahora bien, ¿es el sistema económico una hecatombe inmodificable? ¿Es necesario que exista un control riguroso del Estado sobre la economía? Responderé a esto bajo mi visión por separado:

A) Considero injusto echarle la culpa al sistema económico de forma categórica sin siquiera tomar en cuenta que las sociedades y las identidades de quienes construyen al sistema económico (creación humana, no alienígena) son constantes interacciones entre ellos, es decir, todos los tipos de sistemas, como el social, político, religioso, cultural, o incluso, económico, son construidos a base de una constante interacción de las sociedades. No quiero pecar de constructivista, pero cierta verdad existe en esta afirmación. Lo mismo pasa cuando las sociedades reclaman que sus políticos o representantes son corruptos, o flojos, pues normalmente lo que uno elige es aquello en lo que uno se ve reflejado (principio de representación), pues los representantes son figuras que terminan por reflejar a la sociedad. Los defectos suelen venir en nuestras creaciones.

Para seguir explicando lo que sucede, considero que el fallo de nuestro sistema económico es la competencia monopólica. Para esto se debe cambiar desde dentro el sistema (aunque no soy de esta opinión en el fondo, pero hago una reflexión dentro de lo que se podría hacer en el sistema actual). ¿Cómo cambiarlo? Se deben hacer ajustes fiscales, tributarios y, probablemente, laborales. Primero, fiscales en cuanto a las políticas que el Estado debe permitir a las empresas, es decir, castigar la colusión, el soborno, la monopolización de los mercados, la compra exacerbada de inversiones (donde los accionistas influyen en la caída de pequeñas o medianas empresas), y así. Por otro lado, debe haber un derecho tributario riguroso que cobre comisiones justas a las empresas por producir en tierra soberana de un Estado, pues, los impuestos deben ir acorde con la empresa que tiene intereses en dicha tierra. Por último, cambio laboral en el sentido que una regla básica es que donde hay sociedades felices, hay mayor producción, pero para esto primero a) deben haber menos horas laborales [se sabe que más horas laborales no es igual a mayor producción], b) más seguridades laborales permiten empleados más felices y c) sindicatos, pues todo empleado tiene derecho a huelga y a mantener una relación horizontal con su empresa.

Una última observación es la idea de industrialización. Un país con una gran industria es un país que tiene mayores posibilidades para tener más auge económico. El oasis no es tan difícil de alcanzar si se tiene industrias nacionales (esto no significa a control estatal). Los países tienen la necesidad de cuidar a sus sociedades en el ámbito económico, y las grandes industrias son igual a empleo. Crear empleo es vital para que un país esté bien considerado y la gente legitime a sus gobernantes.

B) No es en lo absoluto necesario que el Estado tenga un control total de la economía. Pero hay que decir también, y ahora, que una economía absolutamente libre tampoco está pura de pecados. Como bien he dicho antes, deben haber ciertos rigores legales que rayen la cancha a la economía, para que se sepa dónde es que pueden correr y dónde no. Se entiende que la economía necesita un sector privado fuerte, pero hay que entender que las economía absolutamente libres son grandes detonadores de la desigualdad, y donde hay desigualdad hay pobreza, y donde hay pobreza y desigualdad es donde no existe una clase media fuerte. La clase media es la necesaria para reactivar a un país de las cenizas.

Otra cosa es que los sistemas económicos no funcionan mejor por un control estatal omnipresente. Aunque no por razones de crear demonios en el Estado, sobre todo la publicidad anti comunista, promotores de estas ideas en el siglo XX. Es más bien que el control estatal máximo no deja juego al sector privado y es importante que exista un sector privado, pues, élites deben haber para mejorar la economía de un país. La idea básica es que no hay que confundir que la existencia de una élite es la desigualdad de un país, más bien, la élite es producto de la desigualdad, y si tiene la posibilidad jugará para mantenerse en ese estatus, pero no crearon la desigualdad en un primer momento. Esto también dependerá del país y su cultura, o incluso, su etnia. Hay muchas variables a la hora de analizar el sistema económico.

Entendiendo estos principios es clave hacer ver que el sistema económico no es del todo irreparable y que las ideas guevaristas de la revolución y la destrucción del sistema son un mero cuento inerte de hadas. La vanguardia se hace desde la planificación sobre la mejora de un sistema económico de forma interna, pero para eso se necesita tiempo y preparación, y más tiempo para la implementación.

En mi opinión, quitando el análisis de los sistemas económicos actuales. Como bien dije, existen cuatro modelos básicos de economías (pecando por simplista): capitalismo agresivo, capitalismo clásico, socialismo y comunismo. Reitero que mi verdadera idea es la creación de un nuevo sistema económico que, muy probablemente, no necesite de la competencia como base. Cuando el sistema comienza a fallar constantemente, por más que uno lo arregle no promoverá dicha mejora, y es entonces cuando grandes mentes deben juntarse para formar uno nuevo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s