Reflexiones sobre una filosofía obscura (II): Crítica a la sociedad del consumo.

No hay lucha más infinita y más deplorable que la lucha por la supervivencia del ser humano, esta se da sobre o en contra de otro ser humano, buscando de por sí la necesidad natural pero egocéntrica de querer vivir. En nuestras capacidades no existe anhelo más perverso que la idea estructurada de poder seguir viviendo nuestra vida de manera consumista, alienada, exacerbada y acelerada. Es por la necesidad de buscar un indicio de felicidad, a la cual precede un vacío material potenciado por una sociedad individualista que, desencanta por dejarte morir, en orden de que esta pueda seguir sobreviviendo. Es por tanto que la sociedad, hilada por las influencias del sistema -neoliberal- que permite que la sociedad, como órgano, comience a comerse a sí misma. Los humanos encuentran de por sí un desencanto en lo espiritual y cultural, buscan un relleno material que los pueda satisfacer por un tiempo. Pero como toda droga esta vuelve, en sombras, en el espejo, en tus sueños, en caras, en sonidos, en publicidad, pidiéndole a la víctima que vuelva a caer de nuevo en el círculo consumista que le permita volver a ser feliz. La felicidad nos convierte en cerdos, grasos, gordos, feos y detestables. Somos tan gordos que no podemos caminar por nuestra cuenta y es por eso que le pedimos a las máquinas que hagan nuestro trabajo.
Sigue leyendo

El libertad humana: La gran mentira del liberalismo y el capitalismo moderno.

Hoy en día vivimos en un mundo cruel, triste, y sedentario, gobernado por personas en traje que poseen el poder de los dioses. Usan su dinero, su influencia y su capacidad de coerción  sobre Estados completos, organizaciones transnacionales y bancos -si es que ellos mismo no manejan estas mismas instituciones-.

Los ellos y las ellas, ese conjunto de individuos con el poder para derrumbar Estados, derrumbar ideologías, castigar pueblos, provocar guerras, destruir al humano en favor del poder sobre el mismo controlado. Hoy en día el poder sucumbió ante los deseos de la gran élite, la que quiere controlarlo todo. Ya lo tienen todo; pero quieren más, porque la búsqueda del ya no tan nuevo orden mundial, se necesita la clave: globalizar el mandato. Sigue leyendo

Tributo a dos luchadores.

No todos los días se pueden hacer manifestaciones, y menos aún, cuando en ellas hay daños irreparables. Cuando uno lee la noticia lo primero que piensa es, ¿quién los mató?, ¿por qué? La razón es de las más simples, el homicida sólo defendía lo que es suyo, o lo que él pagó porque fuese suyo. ¿Se lo estaban destrozando? ¿Quebrando? ¿Quemando? ¿Robando? No, pintando, con palabras como símbolos de un grito estudiantil. Por ahora podemos sacar la conclusión que a dos personas se les arrebató la vida por una razón tan minúscula e ilógica. Algunos medios, sobre todo para grupos más jóvenes, dicen que ellos dieron la vida. Error, nadie va a dar la vida de una manifestación, y es por eso que yo digo que les arrebataron la vida. Sólo fueron a gritar por los derechos de muchos. Sigue leyendo

Oh, Rousseau, ¿por qué te equivocaste?

Una pequeña reflexión desde los tiempos oscuros que vive el mundo. Rousseau tenía muchas ideas pero me centraré en la principal de hoy, que es: el hombre es bueno por naturaleza. ¿Lo es? Si vivieras en la actualidad tal vez dudarías un poco de tu premisa. Parece que ese axioma al cual considerabas cierto se ve falseado por la realidad en la que vivimos, donde la guerra se hace por el beneficio de pocos, donde el hambre perdura mientras en otros países perdura la obesidad, donde la policía y las fuerzas armadas destruyen y deshonran al pueblo al que le juran lealtad; tiempos donde los animales deben vivir enjaulados para la sonrisa de unos pocos, y son matados por la diversión de otros, donde unos se suicidan porque no tienen la ayuda suficiente de la sociedad, ni de la política. Hoy faltan más héroes que villanos.

Sigue leyendo

Corea del Norte y la libertad

Es un gran análisis del pensamiento oriental sobre individualismo.

Tribulaciones Metapolíticas

La libertad es poder decir lo que piensas, poder escuchar a los Rolling Stones y poder dejarte cresta si te apetece

Esta frase lapidaria fue una de las múltiples «perlas» que se vertieron durante la inquisitorial tertulia a la que fue invitado Alejandro Cao de Benós —delegado especial del gobierno norcoreano— durante su visita a un programa de televisión, a raíz de un documental que se emitió sobre Corea del Norte unos días antes.
Dentro de esta tertulia, en la cual todos los defensores del sistema se rasgaban las vestiduras ante la «empanada mental» (sic) del representante norcoreano, fuimos testigos del habitual abuso de argumentos falaces que existe en estos debates y de la profunda ignorancia de sus detractores acerca de la realidad asiática. Pero si algo nos llamó poderosamente la atención fue el debate sobre el concepto «libertad», al que ya hemos…

Ver la entrada original 1.441 palabras más

Controlando al humano. (English version below)

Es importante dar la bienvenida a este blog, y “bloguero”. Espero que me deparen muchas más entradas e historias interesantes que contar y analizar.

Empezando con el título, ¿a qué me refiero? Pues he aquí mis argumentos y un breve análisis. Primero que todo fue que el otro día estaba leyendo una noticia bastante fuerte si lo miras desde un punto de vista humanitario (al final de este post pondré el link de donde se puede ver la noticia). Donde un estudio presentado en la revista A.P.S. (Association for Psychological Science) demuestra cómo mediante varios procesos de interrogatorios, sin violencia, pueden implantar recuerdos falsos en la mente del interrogado.¿Cómo?¿Cuál es el proceso? No es tan difícil, pues hay que tener mucha persuasión y conocimiento de la historia de la persona interrogada; fase uno: Comenzar el interrogatorio como cualquier otro, haciendo preguntas generales, nada detallado y menos aún, comprometedor, ya que estarán varias horas ahí. Después de pasada la fase uno, la cual puede durar incluso hasta días, se pasa a la fase dos: Consiste en tomar un recuerdo específico de la persona -ojalá algo sobre manifestaciones, drogas o la policía- para empezar a dirigir el interrogatorio a donde uno quiere. Si por ejemplo el sujeto estuvo cerca de la muerte de una persona -pues ésta se suicidó por cualquier razón-, es entonces cuando ellos hacen las preguntas concretas: ¿Pero usted estuvo ahí?¿Conocía a la persona?¿Por qué justo ese día usted estaba ahí?¿Qué hacía por esa zona?…entre otras más. Llegados a ese punto el cuerpo comienza a sentirse presionado por la situación (tomemos en cuenta que el interrogatorio es lo más realista posible), y las preguntas seguirán rondando la misma índole hasta que te implanten la duda, tú duda, el <<memento>> de la duda, pues es ahí cuando ellos toman la ventaja. Una vez dudes de la realidad que tú viviste, es cuando ellos se aprovechan para implantarte el recuerdo. Es psicótico la situación, pero es verdad. No es ficción, no es una película de estilo thriller, pues es la realidad de la mente humana. La fase tres ya es el momento de la introducción de un elemento extraño a tu ser, un recuerdo de algo que nunca existió, pero que sin embargo, tú ahora lo crees real. Aquí es cuando ellos comienzan a decirte que fuiste tú quien empujó a esa persona, o que la persuadiste, entre más razones falsas. Véase la estadística del estudio, de treinta participantes al experimento, veintiuno terminaron teniendo recuerdos falsos. Es drástico, es crudo, es la realidad. Os imagináis lo que se puede hacer con este poder frente a una persona que no tiene control de sí, que su mente está perdida, que es un veterano de guerra que lo perdió todo, o es un maníaco-depresivo, etcétera. Fácil y sencillo, pues conseguir cabezas de turco gratis no tuvo jamás una base sofista y psicológica tan fuerte.

Es éste el momento cuando uno piensa que no lo hizo, que eso no pasó, pero te dijeron que pasó, que alguien te vio.

Es éste el momento cuando uno piensa que no lo hizo, que eso no pasó, pero te dijeron que pasó, que alguien te vio.

Sigue leyendo