El poder en el humano (II): Organizaciones y dinero, mucho dinero

En el anterior escrito hablaba sobre mis pensamientos respecto a cómo surge el poder en Occidente. Aunque sea una mera opinión, debo admitir que el poder crea en mí una curiosidad inmensa, es por eso que admiro a autores como Smith, Foucault, Castoriadi o Castells.  Sigue leyendo

Anuncios

El poder en el humano (I): Raíz

Con el tiempo había creído que las personas podían tender hacia la bondad, que podían a aspirar a hacer el bien, porque en el fondo, existía una moral absoluta que podía diseñar mentes hacia el progreso. Tal pisotón fue el que me di a temprana edad para darme cuenta que en el humano el poder, como concepto, arte y acción (o praxis) funciona de forma que crea las mentalidades, desarrolla sociedades y, por ende, crea una moral.

Sigue leyendo

Sobre una teoría personal

No sé si será una entrada larga ya que lo que tengo que escribir es bastante simple: me niego a creer que el humano no tenga la inteligencia suficiente para poder apreciar una dimensión nueva además de las ya conocidas como el largo, ancho, alto y tiempo (y este último a medias).

Creo que no hay mucho entusiasmo en encontrar este tipo nuevo de dimensión. Yo he visto dibujos teóricos, cálculos físicos, teoremas dentro de teorías bastante complejas, etcétera. Nada me ha convencido demasiado. Así que por mi cuenta he decidido compartir una teoría personal: ¿Cómo podríamos conseguir apreciar una nueva dimensión? Sigue leyendo

Reflexiones sobre una filosofía obscura (III): Donde muere la inocencia nace la maldad

Ni me va a salir una entrada muy grande, ni tampoco tenía la intención de escribir demasiado. Es algo concreto, es algo preciso, es algo exacto. Esta frase no es mía, la autonomía viene de una canción del grupo Trivium donde “Innocence dies while villainy thrives” de la canción Villainy Thrives del disco Vengeance Falls. Aunque la frase está usada en otro contexto tiene cierta sabiduría de por medio que quiero explorar en este post.

¿Qué entendemos por maldad? Serán aquellos actos que comete el humano en contra de otro perjudicando, y como ya hablé en uno de mis posts anterior sobre el mismo tema, la voluntad de vivir, poniendo en riesgo la vida de otro individuo mientras el contexto no tenga indicios para que exista una necesidad de cometer dicho acto. Se entiende que en las leyes naturales, casi pareciendo un iusnaturalista, el tema de la supervivencia se vea afectada por el lecho entre el poder vivir o el poder ser asesinado por otro que a su vez quiere sobrevivir. No es el caso hoy en día, nosotros establecimos parámetros de conducta en la sociedad, entablamos un Estado que nos cuidase, creamos leyes para definir, según la cultura, lo que está bien y mal, creamos alimentos y los modificamos a nuestro gusto, tenemos máquinas que nos sirven (aunque aparentemente somos nosotros los esclavos de estas), y así podría continuar describiendo a nuestra sociedad. Lo malo será, de alguna manera, que peligre la vida de otra persona a la vista de que, a priori, no hay necesidad de hacerlo. ¡Vaya discurso moralista que me he mandado! Si bien yo no creo en una deidad que defina lo que está bien o mal mientras este no nos permite ver, mediante sus hipotéticos actos, lo que es correcto o incorrecto; sí creo que algunos rasgos innatos deben existir tanto para la vida natural como para la vida artificial (o sea, la sociedad actual).
Sigue leyendo

Una noche lenta.

Ni la novedad ni la necesidad me poseen en esta noche. Escribo desde el pesimismo para poder dar vida a un tipo de reflexión en particular que me llama mucho la atención. Hoy, en un día lúgubre, puedo comprender que tanto el relativismo como el absolutismo son parte del mismo fenómeno. Hoy soy presa, hoy soy el cazado, hoy soy el fugitivo. Queda en negro la situación de que el humano no es de naturaleza conflictiva; se me hace más verdad que de manera innata somos monstruos esperando a poder sobrevivir, usando los medios que poseamos, o nos hagamos de nuevas vías para ello. Sigue leyendo

Reflexiones sobre una filosofía obscura (II): Crítica a la sociedad del consumo.

No hay lucha más infinita y más deplorable que la lucha por la supervivencia del ser humano, esta se da sobre o en contra de otro ser humano, buscando de por sí la necesidad natural pero egocéntrica de querer vivir. En nuestras capacidades no existe anhelo más perverso que la idea estructurada de poder seguir viviendo nuestra vida de manera consumista, alienada, exacerbada y acelerada. Es por la necesidad de buscar un indicio de felicidad, a la cual precede un vacío material potenciado por una sociedad individualista que, desencanta por dejarte morir, en orden de que esta pueda seguir sobreviviendo. Es por tanto que la sociedad, hilada por las influencias del sistema -neoliberal- que permite que la sociedad, como órgano, comience a comerse a sí misma. Los humanos encuentran de por sí un desencanto en lo espiritual y cultural, buscan un relleno material que los pueda satisfacer por un tiempo. Pero como toda droga esta vuelve, en sombras, en el espejo, en tus sueños, en caras, en sonidos, en publicidad, pidiéndole a la víctima que vuelva a caer de nuevo en el círculo consumista que le permita volver a ser feliz. La felicidad nos convierte en cerdos, grasos, gordos, feos y detestables. Somos tan gordos que no podemos caminar por nuestra cuenta y es por eso que le pedimos a las máquinas que hagan nuestro trabajo.
Sigue leyendo

War is always coming.

Within human nature survival is all we have. From inside our own rationality. Every step we make is thinking, strategically, slowly, with only one unique goal: live. Why human nature need this feeling alive? Once we have the start-point, life, we tend to upkeep it. So, why we live? Well, that’s a hard one, and philosophical, very deep. To talk about it I have to touch some topics like dark philosophy, physics, biology, anthropology…I won’t do it, I’ll stick to the main question, or main reason, war is always coming.  Sigue leyendo