Reflexiones sobre una filosofía obscura (III): Donde muere la inocencia nace la maldad

Ni me va a salir una entrada muy grande, ni tampoco tenía la intención de escribir demasiado. Es algo concreto, es algo preciso, es algo exacto. Esta frase no es mía, la autonomía viene de una canción del grupo Trivium donde “Innocence dies while villainy thrives” de la canción Villainy Thrives del disco Vengeance Falls. Aunque la frase está usada en otro contexto tiene cierta sabiduría de por medio que quiero explorar en este post.

¿Qué entendemos por maldad? Serán aquellos actos que comete el humano en contra de otro perjudicando, y como ya hablé en uno de mis posts anterior sobre el mismo tema, la voluntad de vivir, poniendo en riesgo la vida de otro individuo mientras el contexto no tenga indicios para que exista una necesidad de cometer dicho acto. Se entiende que en las leyes naturales, casi pareciendo un iusnaturalista, el tema de la supervivencia se vea afectada por el lecho entre el poder vivir o el poder ser asesinado por otro que a su vez quiere sobrevivir. No es el caso hoy en día, nosotros establecimos parámetros de conducta en la sociedad, entablamos un Estado que nos cuidase, creamos leyes para definir, según la cultura, lo que está bien y mal, creamos alimentos y los modificamos a nuestro gusto, tenemos máquinas que nos sirven (aunque aparentemente somos nosotros los esclavos de estas), y así podría continuar describiendo a nuestra sociedad. Lo malo será, de alguna manera, que peligre la vida de otra persona a la vista de que, a priori, no hay necesidad de hacerlo. ¡Vaya discurso moralista que me he mandado! Si bien yo no creo en una deidad que defina lo que está bien o mal mientras este no nos permite ver, mediante sus hipotéticos actos, lo que es correcto o incorrecto; sí creo que algunos rasgos innatos deben existir tanto para la vida natural como para la vida artificial (o sea, la sociedad actual).
Sigue leyendo

Anuncios

Vías Bélicas (III): El arma nucelar

Después de los anteriores artículos por fin ya era hora de hablar de una de las mayores creaciones destructivas de la historia de la humanidad como lo es el arma nuclear. Ésta llevó la idea de atacar a la distancia a nuevos niveles. El poder exterminar con un ejército en pocos segundos. Vayamos al tema:

Desde el principio. ¿Cómo se produce un efecto nuclear? Aplicando física, la teoría -y en la práctica- hay dos maneras de hacerlo, y es: Mediante la fisión nuclear, la cual es de las más famosas debido al papel que jugó en el termino de la segunda guerra mundial cuando fueron lanzadas (a traición, y sin aviso al pueblo nipón) dos bombas que equivalían cada una -una formada por Uranio y otra por Plutonio- a una bomba de TNT de 19 kilotónes, o sea, 19,000,000 kg de TNT. Las explosiones nunca antes habían dejado tan impresionados tanto a sus creadores como a quienes dieron las órdenes para batir a los pueblos de Nagasaki e Hiroshima. A continuación dos imágenes de las bombas: Sigue leyendo

Vías Bélicas (II): Los misiles y explosivos

En el anterior post quería llevar más lejos la idea de atacar a distancia: a esto me refería y aún queda más:

El misil es la mezcla del ataque a distancia y el explosivo. Aunque primero para decir qué es un explosivo: ‘Algo que hace boom’; mejor dicho, es un arma, con químicos inflamables de alta potencia, que al hacer contacto reaccionan ocasionando una onda de impacto que destroza todo lo que está cerca y lejos -mientras más concentrado y grande sea este explosivo, más fuerza hará que se expanda esta onda-. Sin embargo, el misil lleva no solo tecnología de explosivo sino que también tiene la capacidad de volar a largas distancias, y cuando llega a su destino provoca un gran desastre. El misil es un explosivo dirigido. Y de estos hay varios tipos: Están los misiles de aire; lanzados desde un caza o incluso un hombre con su bazuca en el aire -por ejemplo un helicóptero-, están los de tierra; sí, vuelan también, pero estos tienen propósitos y objetivos mucho más alcanzables que los de aire -provoca una destrucción generalizada-, además los misiles de tierra, algunos, están hechos para contraatacar misiles aéreos, de ahí que venga el término ‘misil antiaéreo’. Por último están los acuáticos, o más denominados torpedos: especialmente usados para derribar objetivos marinos, aunque hay algunos torpedos que sí pueden volar saliendo del agua. Aunque, para esto, siempre están los que lanzan los misiles directamente desde la superficie del buque de guerra.

Sigue leyendo

Vías Bélicas (I): Las armas convencionales (English version below)

Hoy comenzaré a escribir una serie de entradas respecto a los diferentes tipos de armas que se usan en la guerra o que se tienen guardados en caso de conflicto. Todos los tipos de armas que hay y qué daños hacen. Evidentemente el primer post comienza con las armas más conocidas, y que en caso de guerra, son las que menos daños hacen. Los siguientes escritos subirán el nivel de las armas, pero eso ya se verá después.

Las armas blancas militares:

En general, el cuchillo militar, o la navaja militar, se usa en momentos donde en plena guerra te quedas sin munición. Aunque este artefacto tiene varios usos. No sé si muchos habéis visto una navaja militar en persona, pero yo sí, y no solo en un regimiento, sino que también he podido apreciar una navaja alemana de la segunda guerra mundial, y casi todas coinciden en su largo, pues miden algunas incluso hasta treinta centímetros. Repito, treinta, nada más y mucho menos lo suficiente para atravesarte al completo. El hombre entrenado en el arte de los cuchillos es un destructor en el combate a mano. Las navajas también pueden ser utilizadas para implantar veneno o ser lanzados por el aire. De hecho para éste último hay cuchillos especializados que pesan poco y tienen una aerodinámica perfecta para poder ser lanzados, igualmente letales.

Sigue leyendo