Reflexiones sobre una filosofía obscura (III): Donde muere la inocencia nace la maldad

Ni me va a salir una entrada muy grande, ni tampoco tenía la intención de escribir demasiado. Es algo concreto, es algo preciso, es algo exacto. Esta frase no es mía, la autonomía viene de una canción del grupo Trivium donde “Innocence dies while villainy thrives” de la canción Villainy Thrives del disco Vengeance Falls. Aunque la frase está usada en otro contexto tiene cierta sabiduría de por medio que quiero explorar en este post.

¿Qué entendemos por maldad? Serán aquellos actos que comete el humano en contra de otro perjudicando, y como ya hablé en uno de mis posts anterior sobre el mismo tema, la voluntad de vivir, poniendo en riesgo la vida de otro individuo mientras el contexto no tenga indicios para que exista una necesidad de cometer dicho acto. Se entiende que en las leyes naturales, casi pareciendo un iusnaturalista, el tema de la supervivencia se vea afectada por el lecho entre el poder vivir o el poder ser asesinado por otro que a su vez quiere sobrevivir. No es el caso hoy en día, nosotros establecimos parámetros de conducta en la sociedad, entablamos un Estado que nos cuidase, creamos leyes para definir, según la cultura, lo que está bien y mal, creamos alimentos y los modificamos a nuestro gusto, tenemos máquinas que nos sirven (aunque aparentemente somos nosotros los esclavos de estas), y así podría continuar describiendo a nuestra sociedad. Lo malo será, de alguna manera, que peligre la vida de otra persona a la vista de que, a priori, no hay necesidad de hacerlo. ¡Vaya discurso moralista que me he mandado! Si bien yo no creo en una deidad que defina lo que está bien o mal mientras este no nos permite ver, mediante sus hipotéticos actos, lo que es correcto o incorrecto; sí creo que algunos rasgos innatos deben existir tanto para la vida natural como para la vida artificial (o sea, la sociedad actual).
Sigue leyendo

Vías Bélicas (II): Los misiles y explosivos

En el anterior post quería llevar más lejos la idea de atacar a distancia: a esto me refería y aún queda más:

El misil es la mezcla del ataque a distancia y el explosivo. Aunque primero para decir qué es un explosivo: ‘Algo que hace boom’; mejor dicho, es un arma, con químicos inflamables de alta potencia, que al hacer contacto reaccionan ocasionando una onda de impacto que destroza todo lo que está cerca y lejos -mientras más concentrado y grande sea este explosivo, más fuerza hará que se expanda esta onda-. Sin embargo, el misil lleva no solo tecnología de explosivo sino que también tiene la capacidad de volar a largas distancias, y cuando llega a su destino provoca un gran desastre. El misil es un explosivo dirigido. Y de estos hay varios tipos: Están los misiles de aire; lanzados desde un caza o incluso un hombre con su bazuca en el aire -por ejemplo un helicóptero-, están los de tierra; sí, vuelan también, pero estos tienen propósitos y objetivos mucho más alcanzables que los de aire -provoca una destrucción generalizada-, además los misiles de tierra, algunos, están hechos para contraatacar misiles aéreos, de ahí que venga el término ‘misil antiaéreo’. Por último están los acuáticos, o más denominados torpedos: especialmente usados para derribar objetivos marinos, aunque hay algunos torpedos que sí pueden volar saliendo del agua. Aunque, para esto, siempre están los que lanzan los misiles directamente desde la superficie del buque de guerra.

Sigue leyendo

Controlando al humano. (English version below)

Es importante dar la bienvenida a este blog, y “bloguero”. Espero que me deparen muchas más entradas e historias interesantes que contar y analizar.

Empezando con el título, ¿a qué me refiero? Pues he aquí mis argumentos y un breve análisis. Primero que todo fue que el otro día estaba leyendo una noticia bastante fuerte si lo miras desde un punto de vista humanitario (al final de este post pondré el link de donde se puede ver la noticia). Donde un estudio presentado en la revista A.P.S. (Association for Psychological Science) demuestra cómo mediante varios procesos de interrogatorios, sin violencia, pueden implantar recuerdos falsos en la mente del interrogado.¿Cómo?¿Cuál es el proceso? No es tan difícil, pues hay que tener mucha persuasión y conocimiento de la historia de la persona interrogada; fase uno: Comenzar el interrogatorio como cualquier otro, haciendo preguntas generales, nada detallado y menos aún, comprometedor, ya que estarán varias horas ahí. Después de pasada la fase uno, la cual puede durar incluso hasta días, se pasa a la fase dos: Consiste en tomar un recuerdo específico de la persona -ojalá algo sobre manifestaciones, drogas o la policía- para empezar a dirigir el interrogatorio a donde uno quiere. Si por ejemplo el sujeto estuvo cerca de la muerte de una persona -pues ésta se suicidó por cualquier razón-, es entonces cuando ellos hacen las preguntas concretas: ¿Pero usted estuvo ahí?¿Conocía a la persona?¿Por qué justo ese día usted estaba ahí?¿Qué hacía por esa zona?…entre otras más. Llegados a ese punto el cuerpo comienza a sentirse presionado por la situación (tomemos en cuenta que el interrogatorio es lo más realista posible), y las preguntas seguirán rondando la misma índole hasta que te implanten la duda, tú duda, el <<memento>> de la duda, pues es ahí cuando ellos toman la ventaja. Una vez dudes de la realidad que tú viviste, es cuando ellos se aprovechan para implantarte el recuerdo. Es psicótico la situación, pero es verdad. No es ficción, no es una película de estilo thriller, pues es la realidad de la mente humana. La fase tres ya es el momento de la introducción de un elemento extraño a tu ser, un recuerdo de algo que nunca existió, pero que sin embargo, tú ahora lo crees real. Aquí es cuando ellos comienzan a decirte que fuiste tú quien empujó a esa persona, o que la persuadiste, entre más razones falsas. Véase la estadística del estudio, de treinta participantes al experimento, veintiuno terminaron teniendo recuerdos falsos. Es drástico, es crudo, es la realidad. Os imagináis lo que se puede hacer con este poder frente a una persona que no tiene control de sí, que su mente está perdida, que es un veterano de guerra que lo perdió todo, o es un maníaco-depresivo, etcétera. Fácil y sencillo, pues conseguir cabezas de turco gratis no tuvo jamás una base sofista y psicológica tan fuerte.

Es éste el momento cuando uno piensa que no lo hizo, que eso no pasó, pero te dijeron que pasó, que alguien te vio.

Es éste el momento cuando uno piensa que no lo hizo, que eso no pasó, pero te dijeron que pasó, que alguien te vio.

Sigue leyendo